¿Por qué es importante masticar bien los alimentos?

Seguro que lo has escuchado más de una vez: masticar bien los alimentos es el primer paso para tener una buena digestión. Al masticar, conseguimos dividir los alimentos en trozos más pequeños, lo que facilita el trabajo del resto de órganos de nuestro sistema digestivo.

Cuanto más pequeños sean los trozos de alimentos que llegan a nuestro estómago, menos esfuerzo tendrá que realizar nuestro cuerpo para obtener los nutrientes y funcionar con normalidad.

Además, masticar concienzudamente es una recomendación que suele aparecer en las dietas de adelgazamiento. La razón no es solo esta, sino que al masticar con cierta lentitud, la sensación de satisfacción llega antes a nuestro cerebro y nos ayuda a no comer en exceso.

El pasado mes, un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Manchester (Reino Unido) y publicado en la prestigiosa revista “Inmunity”, llegó a la conclusión de que una correcta masticación también nos puede proteger frente al desarrollo de infecciones en la cavidad oral. En concreto, este estudio describe cómo el proceso de masticación estimula la producción de linfocitos T colaboradores Th17. Se sabe que estas células, pertenecientes a nuestro sistema inmune, juegan un papel fundamental en la lucha frente a las infecciones fúngicas y bacterianas que se presentan en la cavidad bucodental.

Esto se debe a que nuestra boca, como nuestra piel, constituye una barrera de entrada por la que pasan tanto patógenos dañinos como bacterias beneficiosas para nuestra salud. Por ello, la acción de masticar despierta una respuesta inmune que protege nuestras encías.

La directora de la investigación, Joanne Konkel, cree que este resultado puede “conllevar al diseño de nuevas vías para tratar múltiples enfermedades inflamatorias”. Por lo de ahora, para nosotros es sencillo ayudar a nuestro sistema inmune: sencillamente tenemos que masticar bien los alimentos que ingerimos.

Si quieres seguir leyendo sobre los resultados de este estudio, visita este artículo de ABC-Salud.

Deja un mensaje