¿Por qué se caen los dientes de leche?

No es cierto que los seres humanos nacemos sin dientes. Los dientes, uno de los materiales más fuertes creados por nuestro cuerpo, comienzan a formarse en el vientre materno. Sin embargo, durante los primeros seis meses de vida los dientes están ocultos en el interior de las encías.

Aún entonces, cuando los dientes comienzan a salir, estos no son los definitivos. La dentición decidua, conformada por lo que habitualmente denominamos “dientes de leche”, hace su aparición en esta primera etapa de la infancia.

La principal razón de estos dientes temporales es conservar el espacio necesario para los dientes definitivos, mientras la mandíbula crece.

De esta forma, el cuerpo trata de asegurarse de tener el espacio necesario disponible cuando emerjan los 32 dientes definitivos. Al contrario de lo que muchos piensan, no hay que dejar de tratar las caries en los dientes de leche solo porque se vayan a caer. Cualquier caries que reduzca el   tamaño de un diente puede afectar al espacio reservado en la mandíbula.

Además, es gracias a la existencia de los dientes de leche que los niños pueden comenzar el desarrollo del lenguaje y la función bucomuscular.

Los dientes de leche son imprescindibles para completar el proceso de dentición, y su caída permite da comienzo a la segunda parte del proceso: los dientes de adulto.

Mientras la mandíbula crece, los dientes permanentes se forman debajo de las raíces de los dientes de leche.

Cuando este proceso se completa, la raíz del diente de leche comienza a disolverse. Al hacerlo, el diente pierde su estabilidad dentro de la boca y comienza a moverse. En unos cuantos días, la raíz se habrá disuelto completamente y el diente caerá por sí mismo. Este proceso durará hasta que el diente permanente esté listo.

Recuerda que la recomendación de la Sociedad Española de Ortodoncia es que los niños visiten el dentista infantil (ortopediatra) antes de cumplir los siete años, aunque no haya ningún problema visible.

Related Posts

Deja un mensaje